« ACCIDENTE AÉREO EN AFGANISTÁN: SÓLO CINCO SUPERVIVIENTES DE 152 PASAJEROS AL ESTRELLARSE UN AVIÓN AIRBUS CERCA DE ISLAMABAB | Inicio | LA POBREZA EXTREMA SE EXTIENDE POR ESPAÑA CON 1,3 MILLONES DE HOGARES CON TODOS SUS MIEMBROS EN PARO, SEGÚN LOS ÚLTIMOS DATOS DE LA ENCUESTA DE POBLACIÓN ACTIVA (EPA) »

jueves, 29 julio 2010

LAS CORRIDAS DE TOROS SERÁN ILEGALES EN TODA CATALUNYA A PARTIR DE 2012, TRAS APROBAR EL PARLAMENT UNA LEY PARA PROTEGER LOS DERECHOS DEL ANIMAL CONTRA LA TORTURA

Cartel antitaurino

El tiempo de los toros en Cataluña toca a su fin. Por 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones, el Parlamento catalán aprobó ayer prohibir las corridas en el territorio de la Comunidad a partir del 1 de enero de 2012.

Sólo queda una plaza en activo. El Parlamento daba así luz verde a una Iniciativa Legislativa Popular (ILP) avalada por 180.000 ciudadanos y auspiciada por los sectores separatistas.De hecho, la medida, que afectará tan solo a La Monumental de Barcelona, la única plaza en activo, fue posible gracias al apoyo mayoritario de CiU, así como de los republicanos de ERC e ICV-EUiA. En el otro bando, el PP y Ciudatadans votaron en contra, así como la mayoría de diputados del grupo del PSC, que tenían libertad a la hora de adoptar la decisión en lo que se ha interpretado como una cesión, vergonzante para muchos, por parte del president Montilla, preocupado únicamente por las elecciones de próximo otoño.


Cataluña se convierte así en la segunda autonomía en prohibir las corridas de toros, ya que Canarias lo hizo en 1991. No obstante, a diferencia de la región insular, donde se vetaron todos los espectáculos de similar naturaleza, el caso de la Comunidad mediterránea es muy distinto, hasta el punto de que se siguen permitiendo los correbous, festejos taurinos muy arraigados y que, pese a que no acaban con la muerte del animal, sí suponen un evidente maltrato a los astados.Tal circunstancia pone de manifiesto que no se trataba de proteger a los toros, sino de efectuar una manifestación política.

 

Posicionamientos políticos. A la hora de argumentar las respectivas posiciones, el PSC, que, una vez más, se situó en una posición bastante incómoda y dispar de sus presuntos socios de Ferraz, optó por un tono moderado, y reivindicó mantener la libertad de los catalanes para asistir a las corridas, mientras que el PP y Ciutadans arremetieron contra los abolicionistas y denunciaron el afán de CiU, ERC e IU de acabar con «este signo de identidad español».

 

Toros no, gracias. Los partidos que se inclinaron por la prohibición trataron, sin éxito, de desvincular la votación de la relación entre Cataluña y España, marcada en los últimos meses por la polémica de la sentencia del Constitucional sobre el Estatut. Por ejemplo, el diputado de CiU Josep Rull recordó que Antonio Machado, Lope de Vega, Santiago Ramón y Cajal o Jacinto Benavente, entre otros, mostraron su «animadversión» hacia las corridas de toros, simplemente para lograr «un país mejor». «¿Es que les movía la pretensión de ir en contra de elementos clave de la identidad española? No», espetó Rull, antes de recordar que el Rey Carlos III prohibió las corridas en todo el Estado y no era «sospechoso de ser catalanista furibundo».

 

Los socialistas ni sí, ni no. Por su parte, el socialista David Pérez recordó que, aunque su grupo dio libertad de voto, de forma mayoritaria votaría «contra la prohibición», y reivindicó que los sentimientos «no se pueden limitar o menospreciar por minoritarios». A pesar de respetar la postura de cada uno de los diputados de su grupo, Pérez, reconocido protaurino, reivindicó el llamado Manifiesto de la Mercè, en defensa de las corridas. «Prohibir, un verbo que tan a menudo nos ha venido de fuera, no lo reconocemos en nuestra tradición ni en nuestra cultura hecha de tolerancia, respeto, pacto, inteligencia, entendimiento y cordura», aseguró citando dicho texto.

 

De los independentistas a los conservadores. En nombre de ERC, Joan Puigcercós, subrayó que el toro no se extinguirá en Cataluña, puesto que «aquí no hay dehesas». «Hay que enviar un mensaje al mundo de que la sociedad catalana evoluciona», sostuvo el republicano. Mientras, en representación del PP, Rafael Luna dijo tener «serias dudas» de si el Parlamento tiene competencias para abolir la Fiesta Nacional y concluyó que, pese a que los toros son una tradición catalana, los nacionalistas quieren vetar estos festejos porque «molesta todo lo que tenga un cierto sabor a España».

julio 29, 2010 | Permalink

Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.