« LOS PERIODISTAS FRANCESES PROPONEN AL MINISTERIO DE JUSTICIA UNA REFORMA URGENTE DE LA LEGISLACIÓN PARA PROTEGER EL LIBRE EJERCICIO DE LA PROFESIÓN Y LAS FUENTES DE INFORMACIÓN | Inicio | FALLECE EN PARÍS EL FUNDADOR DE LA FNAC, ANDRE ESSEL, ATÍPICO EMPRESARIO FIEL TODA SU VIDA A LA IDEOLOGÍA IZQUIERDISTA DESDE LA PERSPECTIVA TROSKISTA »

lunes, 31 enero 2005

EL FISCAL ANTICORRUPCIÓN DE ALICANTE, FELIPE BRIONES, EMPIEZA CON UN PLATO FUERTE SU TAREA INVESTIGADORA: LE CAE EN LAS MANOS UN CASO DE FRAUDE URBANÍSTICO, CON ROBO DE TERRENOS EN SAN JUAN, GRANDES CONSTRUCTORES IMPLICADOS Y POSIBLE PREVARICACIÓN

El fiscal anticorrupción de Alicante, Felipe Briones, anunció apenas hace un mes que se iba a poner a investigar los grandes negocios urbanísticos en su terreno de actuación, por las estrechas vinculaciones que, a menudo, tienen estos con el blanqueo de dinero y el tráfico ilegal de todo tipo.
Pues bien, al guardián anti-mafias le acaba de caer en mano un caso de está índole: una denuncia de estafa de altos vuelos, con reventa y robo de un terreno en el municipio de San Juan, en el que está directamente implicado el conocido promotor urbanístico, Alfonso Ramos Martínez, propietario de Urbanas Arla S.A, principal beneficiaria de la trama.
CONFIDENCIAL 7D ha conocido de primera mano el escrito denuncia que le dirige al fiscal la empresa CAN MACIÀ S.A, damnificada en la operación gestada más de 20 años atrás y todavía hoy a la espera de que se aclaren las circunstancias del caso.
El asunto empezó en abril de 1979, con la venta por unos 30 millones de pesetas de entonces, de una superficie de terreno urbanizable de 37.000 metros cuadrados, a pie de playa de San Juan, propiedad de la empresa Promotora Canvel S.A, a la sociedad Can Macià, grupo de inversores europeos mayoritariamente de nacionalidad sueca, con sede social en Barcelona. Hasta aquí, todo aparentemente correcto y legal.
Pero fueron pasando los años, hasta 1987 exactamente, sin que los nuevos propietarios extranjeros del terreno pudieran inscribir la compra en el registro de la propiedad, debido a que la vendedora, la Promotora Canvel S.A. no había presentado durante todo este tiempo la escritura previa de la operación. La cosa empezó a levantar serias sospechas en los propietarios extranjeros, quienes para cubrirse en salud, al menos, la notificaron en el diario del registro de la propiedad, pero nada más.
Y aquí empieza el "pastel". Un tal Juan Vinader Candela -según la denuncia de Can Macià - con poderes de la citada Promotora Canvel S.A., volvió a vender los terrenos por segunda vez a un amigo suyo de Alicante, Carlos Prada López  - a espaldas de Can Macià. Esta vez lo hizo con escritura oficial, de fecha 23 de julio de 1987. Acto seguido - el mismo día y en la misma notaría - se constituyó una hipoteca del citado bien por algo más de 35 millones de pesetas. El siguiente paso de la trama fue que Prada López volvió a vender el terreno a Juan Vinader, quien se lo compró -a título personal- por un supuesto precio de 29.790.000 pesetas. El mismo Vinader, siete días después, inscribió la propiedad en el registro civil, pero lo hizo a nombre de nuevo de Promotora Canvel S.A. y ¡santas pascuas!. Con lo cual, los inversores suecos se quedaban con una mano delante y otra detrás... y si-te-he-visto-no-me-acuerdo.
Tanto pase de mano ¿para qué?. En diciembre de ese mismo año 1987, aparece en escena el activo promotor urbanístico, Alfonso Ramos Martínez, afincado en Vitoria pero con multimillonarios intereses inmobiliarios en el litoral alicantino, si es posible en Benidorm. Este compra los terrenos en cuestión, más otros colindantes ( agrupados en la registral nº 9.286) a través de su empresa Urbanas Arla, por un total de 73.426.000 pesetas . El nuevo dueño, carpintero en su años mozos de su Galicia natal y adinerado a base de negocios de todo tipo en Vitoria, se cuidó mucho en retener 35.732.000 pesetas para hacerse cargo de la hipoteca que había constituido el susodicho Juan Vinader en su "doblete" de venta de los terrenos, cinco meses antes.
Can Macià movió ficha justiciera y presentó denuncia por estafa ante la justicia contra Juan Vinader, Ramos Martínez y un hijo de este (Alfonso Ramos Fernández ) que sin comerlo ni beberlo - estudiante en Madrid -  se vio metido en el lío judicial de su padre como apoderado de Urbanas Arla que era el chaval.
De entonces a hoy, Can Macià S.A, ha visto como el caso se le iba de las manos por un laberinto judicial, con fundadas sospechas de ser víctima de una trama de "connivencia" entre intereses económicos, políticos y la actuación de magistrados en plan de prevaricación en toda regla.
Algunos botones de muestra: el presunto estafador Juan Vinader ha estado en "paradero desconocido" durante cinco años, sin que se le pudiera tomar declaración... cuando el mentado era y es archi-conocido "empresario" del ocio, dueño de Fort West Espectáculos, con estrechas vinculaciones en los negocios de Benidorm y sus aledaños. El comprador final del terreno, Alfonso Ramos, si pudo ser oído, pero tras negar la mayor ( no sabía..., no conocía..., no se acordaba...) se escapó de la querella "por actuar de buena fe", según una de tantas sentencias dudosas que envuelven el asunto judicial. A la juez del caso, Carmen Arías Giner, se le descubrieron - por lo que fue recusada - lazos familiares directos con el entorno del empresario imputado, Alfonso Ramos. Estaba casada con el fiscal de Alicante, Pablo Gómez Escolar Mazuela. El hermano de éste, Rafael, resultó ser el director de Caja Vital Kutxa de Vitoria, entidad con la que trabaja sus activos y pasivos millonarios, Alfonso Ramos. Es más, la misma jueza es hermana del notario, Antonio Arias Giner, vinculado a su homólogo López Tena, cuyo despacho apareció implicado en el sonado caso de venta fraudulenta del terreno del abogado Lepeyre de Benidorm, vendido sin que se enterara su verdadero propietario. Por un casual, el beneficiario de esta operación resultó ser también Alfonso Ramos Martínez, después de muchas triquiñuelas y renuncias de querellas.
De sobreseimiento a apelación, de recusación, inhibiciones, falsos testimonios y nuevos recursos, la causa ha llegado tres lustros largos después en última instancia a la Audiencia Provincial de Alicante. Su presidente es Vicente Magro Servet, de vuelta a la judicatura tras su experiencia política de senador del PP. El defensor de los supuestos estafadores es  Francisco Puchol Quixal, presidente del Club de Encuentros Manuel Broseta.
"El fiscal anticorrupción de Alicante, Briones, es el único ahora que puede aportar justicia a nuestro caso", confía un portavoz de Can Macià.  ¡Y Dios que le asista!, tal y como está el patio...

enero 31, 2005 en A FONDO | Permalink

Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.